¿Que ocurrio?

Desaparicion De Tres Jóvenes En Paracho, Michoacán. México (actualizado el 3 de Octubre)

22 Julio de 2012, Paracho, Michoacan, Los dos psicólogos, Diego Maldonado Castañeda (34), Ana Belém Sánchez Mayorga (30) y Luis Enrique Nava Castañeda (28), coordinador de las juventudes capitalinas del partido Movimiento Ciudadano, fueron desaparecidos del Hotel Santa Fe en la madrugada del domingo 22 de Julio. Hasta el momento las autoridades se dicen carentes de pistas, se niega a hacer una busqueda física y se limitan a dar información falsa basada en la declaracion del recepcionista del Hotel, que estubo presente la noche de los hechos.

Los tres jóvenes capitalinos viajaron desde el Distrito Federal hasta el municipio de Paracho, con el fin de impartir talleres de ciencias para los niños de la comunidad, dentro del marco del Festival Internacional de Globos de Cantoya. Terminados los talleres el sábado 21, deciden quedarse para el festival. Esa noche un grupo armado, y hasta ahora no señalado por las autoridades, entra al Hotel Santa Fe y se los lleva con violencia extrema.

El Hotel cerró esa misma noche y permaneció cerrado por supuesto “inventario o mantenimiento” y fue hasta el lunes, cuando los familiares de los desaparecidos comenzaron a preguntar por los chicos, que se dio parte a la policía.

La información con respecto a las evidencias encontradas en el Hotel es variada; algunos de los peritos del Grupo Antisecuestro y Extorsión de Morelia dicen que “había sangre abundante en las paredes”, En el informe de Animal Político dicen “unas cuantas manchas en la cama de Ana”. Hoy se asegura que hubo por lo menos cuatro cartuchos percutidos y que la sangre en el colchón de la cama de Ana no era poca.

Los agentes del Ministerio Público informaron a los familiares que había huellas de forcejeo: tallones en las paredes hechos con zapatos, y manos estampadas, que intentaron apoyarse en los muros al oponerse a que los sacaran, además de que un escalón se quebró durante los hechos, tal como lo informó una de las recepcionistas.

Es preciso mencionar que los peritajes fueron realizados, el miércoles 25, tres días después de la desaparición de los jóvenes y trás el cierre del Hotel. La policía dijo en un principio no haber encontrado indicios de violencia.

El encargado del hotel (bajo el pseudónimo de: Ricardo Gómez Hernandez) informó que: el alboroto fue tan grande que se vio obligado a esconderse, y en su primer testimonio dijo no haber visto a nadie. ¡No vio quién entró y no vio cuando salieron!

Nicolás Zalapa Vargas, alcalde de Paracho, Michoacán, calificó como un incidente “aislado” la desaparición de tres jóvenes y añadió: El hecho no refleja la realidad que se vive en Paracho, pues no se tiene registro de actos delictivos de gravedad o que sean recurrentes en la población. Estamos viviendo tiempos de mucha tranquilidad”

Aníbal Guerra, dirigente estatal de Movimiento Ciudadano en Michoacán, luego de detallar que Castañeda Nava, Maldonado y Sánchez fueron sacados por la fuerza del hotel en el que se hospedaban, lamentó que debido al terror que ha sembrado el crimen organizado en la región, los empleados del hotel “no hayan reportado ni dado aviso de nada”, sino hasta que los padres de los tres jóvenes presentaron la denuncia. Guerra exigió al gobierno del estado y al municipio de Paracho que den la cara e inicien las investigaciones correspondientes para localizar a los tres jóvenes.

Después de dos meses de desaparecidos, las autoridades se niegan a entrar en la población de Paracho para efectuar una busqueda física. Elementos del Grupo Antisecuestro y Extorsión aseguran que sus vidas peligran y que los pobladores los sobrepasan en armamento. Las autoridades por su parte han dado por lo menos cinco teorías diferentes a los familiares y dan como versión oficial la segunda declaración de Ricardo Gomez, quién ahora se acuerda que los secuestradores estubieron discutiendo con los chicos al rededor de una hora y media fuera del Hotel y que durante todo este tiempo los estubieron golpeando y maltratando. Dijo que la dueña del hotel autorizo la limpieza del Hotel cuando los secuestradores pidieron cubetas y trapos para limpiar la sangre.

Deja un comentario